Las Lunas nos mantienen frescas, ayudan a sanar nuestra piel, previenen alergias e infecciones y no producen malos olores.

Usando Lunas proteges la naturaleza, ya que evitas botar a la basura un promedio de 15 mil toallas desechables.


La vida útil de una Luna es de dos a tres años, tiempo en el que no necesitarás gastar dinero.


¿Por qué hacemos esto?

En Lunas tenemos dos motivaciones que nos llevan a comprometernos con nuestro proyecto:

– Nuestra creencia de que mientras más personas se amen y acepten su propia naturaleza, habrán más seres auténticos y comprometidos en co-crear nuestro mundo, por lo que éste mejorará.

– Nuestro deseo de transmitir el disfrute y autonomía que las personas del equipo experimentamos en la práctica del día a día, usando herramientas concretas que nos llevan a amarnos a nosotras mismas y así co-crear el mundo en el que vivimos.

La diversidad y complejidad de los problemas que actualmente nuestra sociedad enfrenta, llama a buscar una gran variedad de soluciones; sin embargo, es una pequeña minoría la que está activamente comprometida en resolverlos. Por esta razón, buscamos empoderar a las mujeres para se conviertan en agentes de cambio, guiándose por su propia naturaleza y en el poder del amor como fuente de vida y transformación.