¿Qué dicen las mujeres que ya usan Lunas?


Aquí reunimos testimonios de mujeres de diferentes países, edades, estilos de vida y puntos de vista, que nos cuentan cómo les ha ido con las Lunas. ¡En este enlace podrás leer aun más experiencias!

María José Pavón

Hace un año y medio tomé la hermosa decisión de usar mis Lunitas. Para mi cuerpo han sido maravillosas y gracias a ellas, he podido darme cuenta de lo que llevo dentro, de mi esencia, de que tengo vida, de que siento y de que soy mujer. Nunca me he sentido tan feliz de saber y estar orgullosa de lo que llevo dentro. Mi experiencia ha logrado conmover a mis abuelos, a mi madre, a mi novio y a mi hermana menor, quienes han formado parte de este cambio y me alegra saber que hay hombres que se han interesado mucho en nuestro “Ser Mujer”, porque ellos también forman parte de nuestro ciclo y son parte de nuestra conexión. Las Lunas son cómodas y jamás te irritan. ¡Y lo mas hermoso es que puedes darte cuenta de lo que llevas dentro! Gracias Lunas, toallas femeninas ecológicas, por ser las promotoras de el gran reto de ser mujer. Gracias por todo su esfuerzo y amor. (24/04/2015)

Mashol Rosero

A veces dar el primer paso es lo más difícil por las mil y un ideas que nos hacemos en la cabeza y encontrar justificaciones para no hacerlo es muy fácil… ¡pero vale la pena darse la oportunidad de probar! Así lo viví yo y una vez dado el paso, la lista de beneficios y buenas sorpresas es larga. Además de mejorar la relación con mi cuerpo, con el medio ambiente, etc., para mí ha sido hermoso notar cómo la elección de usar toallas ecológicas parte de algo muy íntimo y a la vez se aporta a la construcción de un tejido humano más sensible. Son muchos años ya desde que uso toallas ecológicas y he visto la influencia en mi relación de pareja, con mis amigos, amigas, familia… (25/03/2015)

Mónica Aguilar

Usar lunas es higiénico y previene las infecciones o problemas en tu zona íntima, además de que descubres mil cosas sobre tu cuerpo y ciclo; en verdad es maravilloso. No necesitas mucho tiempo para lavarlas y usarlas de nuevo. El secreto del asunto es tener siempre algunas; así mientras usas unas las otras están en remojo, en secado o listas para usar de nuevo. Creo que usar toallas ecológicas te devuelve la feminidad perdida y eso es lo más importante. Desde que las uso de nuevo, mi novio dice que me ve más bonita y femenina, y son esos los pequeños cambios en la vida que marcan una gran diferencia. True story 🙂 (02/05/2014)

Verónica Buitrón

Usar Lunas fue un medio para acercarme a mi cuerpo, entenderlo y amarlo más. Para mí, son de los pocos productos que existen que van mas allá de su uso y abren consciencias. (26/03/2015)

Mapu Dlt

Para mí, las lunitas han sido una hermosa herramienta de conexión con mi cuerpo, con mi sangre, con mi útero y, claro, con la tierra. Ahora siento que puedo cuidarla mediante mi propio cuidado, valorar mis ciclos y mi tiempo, re-conocerme como mujer y, desde mi experiencia, compartir con más mujeres y hombres mi vivencia. Les agradezco mucho por el trabajo y la creación de las lunas acá en Ecuador, ¡son hermosas! Gracias, gracias. (10/04/2015)

María Luisa Vargas

¡Hola buen día! Les escribo porque estoy Feliz con las Lunitas. Había escuchado de ellas, pero no me arriesgaba a dar el primer paso y comparto la opinión de Mashol; romper con los paradigmas que llevamos no es nada fácil, ¡pero vale la pena darse la oportunidad! Yo lo hice y me encantó. En verdad son muy cómodas y me han ayudado a ver de diferente manera mi ciclo; me siento muy bien y más conectada con mi cuerpo. ¡Es un excelente cambio! (05/05/2015)

María Fernanda Cobos

La vida decide poner a cierta gente en tu camino y de ellos aprender tanto… Yo fui muy afortunada en conocer a Camila Dávila, quien ha sido una guía e inspiración para mí. Con ella aprendí a entender la importancia de mi ciclo menstrual y el daño que hemos creado al medio ambiente por falta de información. Ahora puedo decir que soy fiel a las Lunas y sin ellas ya no puedo estar. El cambio que uno vive es increíble y no solo lo agradece mi cuerpo, ¡sino también mis plantas! (26/03/2015)

María Gabriela Salazar Loyo

Hace casi 5 años que uso las lunas y la copa. Prefiero las lunas, no me costò nada acostumbrarme a usarlas, son delicadas y desde que las uso no he tenido infecciones o roces de las toallas descartables.
La primera agua con la que las lavo la pongo en mis plantas, que se han puesto lindas y florecen todo el tiempo.
Las recomiento definitivamente. (22/12/2015)

Alexandra Morocho

Las toallas femeninas ecológicas son una alternativa, mejor dicho, son una solución para nuestra salud, el medio ambiente y la economía. No así los productos femeninos desechables, que para su fabricación por ejemplo, utilizan sustancias y materias primas muy tóxicas. Recomiendo Lunas porque son súper higiénicas, no manchan y cuidan nuestro cuerpo. (22/03/2015)

Maria Esther Herrera Cevallos

Hola. Mi nombre es María Esther y compré hace un mes una toalla ecológicas para probarla y esperé la llegada de mi período para poder usarla y hoy justamente estoy usándola y me siento feliz y quería únicamente contarles eso. Además les estoy haciendo publicidad al contarles a todas mis amigas lo bien que me siento. Ojalá todas ellas se puedan unir a mi experiencia. Gracias

Miriam Yacelga

hola,… yo soy una mujer kichwa otavalo, siempre estuve preocupada por la enorme contaminación que causo con cada uno de mis ciclos, pero como no hay otra alternativa, casi me conformo, pero aveces, trataba de ocupar toallitas de casa, pero es muy incómodo, no se fijaban bien, así que volví a las desechables, lo cual me produce alergias, escaldaduras, gastos, etc.
gracias por ofrecer una alternativa realmente sana y amigable con el medio ambiente,… pero dónde los encuentro, conozco muchas mujeres que lo usarían de inmediato.
gracias

Paulina y Alfonsina / mamaluna

querida Camila!.. hermanas! estamos de acuerdo, la verdad es que oyendo a voces cercanas que nos han sugerido poner atención en este tema, es que comenzamos a indagar en él…, ya que pensamos en ese momento que podría ser algo importante que podríamos estar pasando por alto al estar más pendientes de crear y masificar el mensaje que conlleva el cambio de hábito, de hecho antes de que nos lo plantearan no lo habíamos ni pensado!!…. y claro, algo de ese temor se nos quedó y como un bicho malo… comenzó a crecer… ,pero luego de comentarlo con más hermanas, oyénlas y siguiendo a nuestro corazón, sentimos que no hay nada que temer… y así como Camila nos dice….qué bueno sería que esto crezca de tal manera que ya no haya toallitas desechables!!!Sobre el sitio de facebook nos comprometemos a abrirlo dentro de estos días…! y desde él sumarnos todas!!!con Amor y el Corazón latiendo en Común Unión!!! las abrazamos fuerte y dulce. (26/06/12)

Simone Seija Paseyro

Cuando las cabezas de las mujeres se juntan alrededor “del fuego”. Alguien me dijo que no es casual…que desde siempre las elegimos. Que las encontramos en el camino de la vida, nos reconocemos y sabemos que en algún lugar de la historia de los mundos fuimos del mismo clan. Pasan las décadas y al volver a recorrer los ríos esos cauces, tengo muy presentes las cualidades que las trajeron a mi tierra personal. Valientes, reidoras y con labia. Capaces de pasar horas enteras escuchando, muriéndose de risa, consolando. Arquitectas de sueños, hacedoras de planes, ingenieras de la cocina, cantautoras de canciones de cuna. Cuando las cabezas de las mujeres se juntan alrededor de “un fuego”, nacen fuerzas, crecen magias, arden brasas, que gozan, festejan, curan, recomponen, inventan, crean, unen, desunen, entierran, dan vida, rezongan, se conduelen. Ese fuego puede ser la mesa de un bar, las idas para afuera en vacaciones, el patio de un colegio, el galpón donde jugábamos en la infancia, el living de una casa, el corredor de una facultad, un mate en el parque, la señal de alarma de que alguna nos necesita o ese tesoro incalculable que son las quedadas a dormir en la casa de las otras. Las de adolescentes después de un baile, o para preparar un exámen, o para cerrar una noche de cine. Las de “veníte el sábado” porque no hay nada mejor que hacer en el mundo que escuchar música, y hablar, hablar y hablar hasta cansarse. Las de adultas, a veces para asilar en nuestras almas a una con desesperanza en los ojos, y entonces nos desdoblamos en abrazos, en mimos, en palabras, para recordarle que siempre hay un mañana. A veces para compartir, departir, construir, sin excusas, solo por las meras ganas. El futuro en un tiempo no existía. Cualquiera mayor de 25 era de una vejez no imaginada…y sin embargo…detrás de cada una de nosotras, nuestros ojos. Cambiamos. Crecimos. Nos dolimos. Parimos hijos. Enterramos muertos. Amamos. Fuimos y somos amadas. Dejamos y nos dejaron. Nos enojamos para toda la vida, para descubrir que toda la vida es mucho y no valía la pena. Cuidamos y en el mejor de los casos nos dejamos cuidar. Nos casamos, nos juntamos, nos divorciamos. O no. Creímos morirnos muchas veces, y encontramos en algún lugar la fuerza de seguir. Bailamos con un hombre, pero la danza más lograda la hicimos para nuestros hijos al enseñarles a caminar. Pasamos noches en blanco, noches en negro, noches en rojo, noches de luz y de sombras. Noches de miles de estrellas y noches desangeladas. Hicimos el amor, y cuando correspondió, también la guerra. Nos entregamos. Nos protegimos. Fuimos heridas e inevitablemente, herimos. Entonces…los cuerpos dieron cuenta de esas lides, pero todas mantuvimos intacta la mirada. La que nos define, la que nos hace saber que ahí estamos, que seguimos estando y nunca dejamos de estar. Porque juntas construimos nuestros propios cimientos, en tiempos donde nuestro edificio recién se empezaba a erigir. Somos más sabias, más hermosas, más completas, más plenas, más dulces, más risueñas y por suerte, de alguna manera, más salvajes. Y en aquel tiempo también lo éramos, sólo que no lo sabíamos. Hoy somos todas espejos de las unas, y al vernos reflejadas en esta danza cotidiana, me emociono. Porque cuando las cabezas de las mujeres se juntan alrededor “del fuego” que deciden avivar con su presencia, hay fiesta, hay aquelarre, misterio, tormenta, centellas y armonía. Como siempre. Como nunca. Como toda la vida. Para todas las brasas de mi vida, las que arden desde hace tanto, y las que recién se suman al fogón.

Coordinación Salud integral

Felicitaciones chicas por su labor. Voy usando tela toalla hace dos años, tomé la decisión por reducir el consumo de basura y salí beneficiada en el tema de salud. Soy parte del Instituto para el Crecimiento Integral en el Valle de los Chillos y quiero inculcar a mis alumnas el uso de sus toallitas.
Veo en su página que no tienen un punto de venta en nuestro sector, cómo podemos hacer para ofrecerlas acá.

Violeta

Queridas chicas, bueno, tengo mucho que contarles y quisiera además contactarlas. Soy boliviana y estuve viviendo en Quito desde el 2008 hasta el año pasado y conocí las lunas, desde entonces las uso y me encantaron!!! ando ahora además en un reencuentro con mi sangre, escribiendo, pintando e investigando sobre el ciclo menstrual, la luna, la feminidad, el tabú. Además soy parte de un colectivo de activistas con quienes construimos una casa para distintas cosas (cátedras libres a modo de universidad pirata, arte y reciclaje, alimentación, edición de videos, biblioteca, tenemos dos huertos y hemos reciclado en sí, una casa que estaba en ruinas), “intelectuales” metidxs de obrerxs y agricultorxs. Tenemos nuestra editorial hecha a mano y semi-pirata y una revista. elcolectivo2.blogspot.com Entre las cosas que creemos/hacemos/vendemos estuve introduciendo la realización de toallas ecológicas, como una acción que me parece urgente tanto para mujeres como hombres, introduzco además el debate dentro del grupo en el que hay más chicos que chicas, pero chicas muy brillantes y fuertes. Así que quisiera hablar más con ustedes y ver si nos pueden dar una mano compartiendo experiencias. He esperado mucho para arrancar con las toallas y ayer que me llegó un libro alucinante (además mi compañero anda embalado y está escribiendo sobre la sangre), pensé que ahora es el momento para arrancar. Mil gracias por expandir la experiencia e inspirar!!!!! abrazos desde La Paz. (01/10/2011)

Gabriela Bonifaz

Muchas gracias por esta opción. Como alguna vez te comenté yo usé los pañitos por dos años, y me cambió la vida, me conecté con mi feminidad de una manera tan hermosa que no tengo palabras para describirla. Me conectó con la naturaleza, lo que me pasaba no era nada malo, sino todo lo contrario la naturaleza necesita de esto, las plantitas de mi cuarto se pusieron lindas, todo cambió para bien; se me fueron las infecciones, picazones y demás incomodidades producidas por las populares toallas desechables. Luego de dos embarazos y dos partos vuelvo a esto y estoy feliz, deseosa de que más mujeres sientan lo linda que puede ser la menstruación. Gracias a todas esas mujeres que están detrás de la elaboración y venta de estos productos. Sat Nam (10/11/2009)

Salomé

Quería a través de este espacio compartir con todas/os un poco acerca de mi experiencia con la Lunas Bioabsorbentes.

Les cuento que hace cinco años mi ginecólogo me diagnosticó ovarios polquisticos y empezó un largo tratamiento hormonal. En todos esos años tomé, con descansos, pildoras anticonceptivas que lo único que hicieron fue convertir a mi sistema hormonal en un sistema vago, pasivo y dependiente, incapaz de producir las sustancias necesarias para ovular y cumplir con mi ciclo lunar, de manera normal, además de alterar mis emociones. En todo este tiempo lo que sucedía era que tomaba las hormonas durante seis meses o un año, menstruaba “normalmente” y cuando suspendía el tratamiento se me presentaba amenorrea (ausencia de menstruación), lo que quería decir que no estaba ovulando y los ovarios continuaban siendo poliquísticos. Mi ginecólogo me decía que hoy es muy común que las chicas tengamos quistes en los ovarios y que la única forma de que se vayan es cuando la mujer logra embarazarse. Nunca me ha gustado la medicina convencional, siempre que dejaba las hormonas recurría a la bioenergía y a la homeopatía pero igual no se regulaba. Hace unos unos 8 meses conocí las Lunas y me pareció super interesante la propuesta sobretodo por el lado ecológico. Pero lo mejor fue como me han ayudado con mi salud. A los tres meses de usarlas se empezó a regular mi regla y como a los 4 meses me hice un eco transvaginal que sirve para ver si seguía teniendo quistes, y se habían ido!!! Para mi fue una bestia, después de 5 años con quistes en los ovarios ya no tenerlos, saber que estoy ovulando y que puedo tener hijitos de manera natural fue enserio hermoso…. No olviden que muchos taitas y muchas mamas nos dicen que cuando las mujeres no menstruan es porque están distantes o peleadas con su feminidad, y claro si vemos a nuestra sangre como desecho naturalmente estamos lejos de nuestra feminidad. Ah y otra cosita, cuando estemos menstruando también dicen que es bueno que usemos falda, la tierra tiene hierro y nuestra sangre también, es importante que estemos conectadas, el pantalón corta esta conexión… La experiencia con las Lunas es super linda. Tengo muchos cactus grandes: tunas, San Pedros y otra pantitas y desde que pongo mi sangre en las plantitas, se han puesto más lindas, tienen muchos retoños. Sobretodo el cuatro vientos que le traje de esmeraldas, creo que se moría de frío acá en quito y no crecía por nada del mundo y desde que le pongo todos los meses mi sangre ha crecido un montón. Siempre he estado super conectada con la naturaleza, desde niña, escalando montañas, saltando acequias, yendo al ordeño, pero ahora siento mi relación con la tierrita está mucho más conectada, como que me siento parte del ciclo y no un elemento urbano externo ajeno a ella. Otra cosa que les quería contar es que a mi abuelita le regalé un paquete de las lunas, de las más grandes y le encantaron, ella tiene incontinencia urinaria y odiaba utilizar los pañales desechables para incontinencia, así que ese uso también se le puede dar. Un abrazo a todas y enserio gracias a todas las chicas que han impulsado esta iniciativa! (21/12/2009)

Gabriela Guerrero Tapia

Hola mujeres!! Yo quiero compartir mi emoción y frescura al respecto de estas buenas alternativas de verdadera higiene y salud femenina. Uso toallas de tela hace casi 3 años, comenzé con unas telas que no fueron muy cómodas hasta que encontré las Lunas hace un par de años y eso fue súper bueno, pues son muy practicas, cómodas, y lindas. Ahora se lo que es de verdad una toalla “higiénica”. Pues estas que son de algodón son frescas y limpias, higiene de verdad. Ahora me doy cuenta de lo antihigiénicas que son las toallas desechables (las típicas plásticas), y no puedo volver a usarlas jamas! Me da mucho rechazo y hasta asco. Hay que probar las de tela para que me comprendan! Es tan diferente usar algodón natural…que deja que la piel respire, se mantenga fresca, y la sangre se mantenga limpia. Saludable para nosotras y para el planeta…o sea para todos. Y bueno, mi salud menstrual empezó a mejorar después de tener a mi hija, y ahora mas aun con el hecho de no usar toallas desechables ni tampones. Y ademas usar ropa COMODA durante mis días de flujo lunar…ya que me gusta tratarle con cariño y sensibilidad a mi bello vientre. Y no ahorcarle con un jean apretado. Y definitivamente no tengo cólicos cuando uso ropa cómoda. Gracias y buena suerte a todas en esto!! (09/01/2010)

Stefania Rajoy

Bueno , ha pasado un tiempo desde que he querido escribir este comentario, hoy es el día … La primera vez que escuche sobre las toallas ecológicas , totalmente desconectada de mi mujer y de mi vida, dije : – QUE ASCO !!!! jaja que hiposada es esa ??? – Debe ser una de esas locuras de mi hermana (la Gene) (Lo primero lo dije , lo segundo lo pensé) Para serles francas , no le di mucha vuelta al asunto, y así como soy yo , para variar media impulsiva y media lunática (como todas nosotras). Como dos meses después estaba menstruando y decidí probar con una Lunita. Entonces me la puse. A partir de ese momento no puedo mentir , me enamore de mi sangre , de su color , de su olor , de su energía, la miraba sentada en el baño y no podía creer como había pasado tanto tiempo sin dedicarme a contemplarla , a entenderla …. Ese día me di cuenta , que lo mas grave de todo el asunto , es que en este mundo frenético y caótico , estamos acostumbrados los seres humanos a desechar todo , y no solo se trata de nuestra hermosa sangre VIVA y llena de nutrientes , sino con todo , los amigos , los novios , los maridos , todo lo usamos , y como si fuera un tampón lo botamos al basurero y nos olvidamos. Sin siquiera pensar en todo lo que ese ser tuvo que pasar para llegar a nosotras , todas las personas que trabajaron en recogerlo , en cuidarlo, y una vez que se va cuanto le cuesta a nuestra MADRE reabsorberlo en sus venas , en su cuerpo . La madre según como yo lo veo es muy vieja , y quizás todo lo que nosotros los seres humanos podamos hacer en nuestro periodo en sus manos ni siquiera alcance para que ella se de cuenta , somos como un soplo de viento , pero no se trata de eso , de cuanto daño le causemos, si no de como vivimos nuestra vida. De como entendemos lo que nos rodea. En el aspecto físico (para no ponernos muy melancólicas jaja ) antes menstruaba 5 o 6 días , ahora máximo 3 … Solía tener cólicos con los que alucinaba del dolor, uso la copa y las lunitas hace 9 meses , como hace 6 que ya no tengo cólicos, molestias , ni dolores …. yo no quiero elucubrar sobre si las toallas y tampones tienen químicos , personalmente creo que si , pero creo que es cosa de cada una entenderlo como les plazca , lo que si apoyo es vandalizar un par de letreros de OB y de Nosotras … JAJAJA así que si alguien apoya la moción avisaran no mas jaja No podría volver a usar una toalla plástica y peor aun un tampón, en casa la sangre se la pongo a las plantitas y a un taita san pedrito , darles el alimento de mi interior es la manera mas sagrada que tengo de retribuirles todo lo que me enseñan … Muy agradecida y esperando que esto actúe en el inconsciente colectivo haciendo que mas mujeres puedan tener esta bella conexión con la tierra y con su interior… (24/01/2010)

Stefania GusSaNiTa

Ayudar al planeta y a mi salud. ^.^! Hace un año me enferme horrible…!! de alergia por las toallas sanitarias… lo peor que nos puede dar, nunca en mi vida imagine que podría uno ser afectado por las toallas sanitarias ya que uno piensa que son seguras por lo que van en contacto con nuestra parte intima, no podía dormir, lloraba del dolor y ardor, prefería morirme. MUJERES CUIDEMONOS Y AMEMONOS…!! no quisiera que a ninguna de ustedes les pase lo que yo pase. Cansada del daño que me hacia busque en internet una forma mas natural para mi ciclo y es cuando recordé un articulo de LaTV (la televisión) acerca de las toallas de tela. Navegando en lo mas profundo me encontré con las Lunas y ahora se que hice lo correcto, que a parte de estar ayudando al planeta dejando de contaminarlo con tantas toallas desechables estoy cuidando mi salud y mi órgano reproductor. Estoy muy contenta porque a la larga es una buena inversión no porque estoy ahorrando dinero, me puse a pensar muy bien en eso y esto mas se trata de la salud de todas nosotras. Abrazos y besos. (26/02/2010)

Maria Dolores Chaves

El mercado nos acosa, el consumismo nos persigue….hemos dejado de usar cosas que realmente nos hacían bien, por facilismo, desde que use por primera ves las toallas de luna , mi vida cambio….pude sentirme cómoda, tranquila, y sobre todo en paz con mi cuerpo. Además no llevar en la conciencia la culpa de ser tan contaminante para el medio ambiente. muchas gracias, y sigan creciendo son una alternativa realmente valiosa. (13/04/2010)

Lucila Donoso Gomez

Yo estoy feliz con mis tres Lunas. Las uso como protectores diarios. Me ha servido darles una enjuagada en agua con un poquito de vinagre. Así enjuago también los pañales de tela. El vinagre blanco es desinfectante y suavizante y muy barato! (19/04/2010)

Lupis Castillo

hola, la verdad yo les hablo desde México. yo tuve que hacer mis toallitas puesto que aquí no las encontraba, y cuando halle un distribuidor, me dicen que me llagaban en una semana y a mi me venia en uno o dos días, me fui directo al supermercado, y compre una playera y una toalla de baño desempolve mi maquina de coser y ha hacerlas, mi mayor motivante fue que he tenido muchas infecciones vaginales, tantas que me provocaron una ulcera en el cuello de la matriz, y tuvieron que cauterizármelo, ahora me estoy recuperando y tengo la esperanza de que esto me ayude con mi salud. he leído muchos comentarios esperanzadores, dentro de unos meses les cuento como sigo. (19/07/2011)

Carmen Pazmiño

Hola a todas! Yo llevo unos seis meses usando las toallitas ¡Me hubiera gustado conocerlas antes! Para mí ha sido una especie de aceptación de lo que significa la regla: siempre renegué de ella y sobre todo de las toallas de plástico, que detestaba usar, sin encontrar una alternativa. Ahora no puedo decir que espere feliz la menstruación, trastorna mi día, mis planes, a veces me duele la barriga y más de una vez tengo accidentes con el sangrado…pero…ahora por lo menos he tomado contacto con mi cuerpo y eso ha sido riquísimo. He aprendido a controlar un poco el flujo, por ejemplo, en la noche me tomo unos 20 minutos para relajar los músculos internos y dejo fluir el sangrado, luego me levanto unas dos veces en la noche y hago los mismo varios minutos, el resultado es que casi no mancho la toallita. Al levantarme en la mañana, otra vez dejo fluir el sangrado y es increíble, porque recién ahí baja más flujo. Lo segundo que me ha pasado y que ME ENCANTA, es que solo me está durando dos días la regla. Esos dos días procuro no salir de casa y cada vez que siento que baja mi sangre, voy al baño y casi no mancho mis toallitas. Al segundo día apenas me baja sangre y al tercero ya no tengo nada! Se me ha quitado una alergia que creo que me producían las toallas plásticas, me daba muchos picores y terminaba toda irritada cada mes. He usado la copita un par de veces, pero no me gusta, la uso solo cuando no tengo mas remedio, a mí nadie me quita mis toallitas!! Además el tiempo de lavado se me hace como un pare en el día, es un momento que me encanta, veo mi sangre, se mezcla con el agua, se va por el desague…le digo adiós por unas semanas… luego las tiendo, las dejo al sol y cuando las estiro para guardarlas, siento que guardo algo muy lindo, no se por qué, es un momento de intimidad muy rico. En fin, me alegra compartir esto con ustedes, ojalá muchas mujeres experimentaran esto. Ah, gracias a Genevieve que me dio pequeñas claves que me hizo conectar con algunas cosas que me andaban rondando y solo al conversar con ella, se pusieron en su sitio. Ahora siento como que algo se integró en mi esencia más profunda…también es porque muchas cosas hermosas me han pasado a la vez y ha sido como que he parido una mujer desconocida que habitaba en mí y no sabía… Bueno, estoy muy filosófica, así que les dejo…Por fa, envíenme información de talleres, me encantaría conocer más sobre esta movida que veo que tienen. Un abrazo para todas. (13/07/2011)

Raquel

Igual que la mayoría de nosotras fui educada para creer que cuando menstruaba estaba “enferma”, esos días para mí eran los peores, incomodidad y hasta vergüenza. Hace algún tiempo conocí sobre las Lunas. Una vez que las usé mi visión sobre la menstruación cambió: me reconcilié con mi cuerpo y mi feminidad, los días de sangrado disminuyeron y los cólicos desaparecieron. Ahora puedo decir que me siento feliz siendo mujer. Gracias! (23/09/2012)

Maíra Salomã

Uso bioabsorbentes hace 1 año y recomiendo a todas las mujeres. Cuando conocí el método, hizo todo el sentido no rechazar mi sangre e crear un ritual para este momento de intimidad. Siempre creí mágico el ciclo menstrual, los cambios que proporcionan a mi estado de conciencia y al estado de mi cuerpo. El uso de bioabsorbentes me acercaron a ese contacto con mi feminidad, mi flujo disminuyó, los cólicos disminuyeron, me siento extremadamente dispuesta y llena de energía para realizarme cuando estoy menstruando, me siento feliz de estar en conexión con la naturaleza y consciente de lo que sucede con migo-Felicidades por el trabajo! (18/10/09)

Deborah Cotrim

Cuando escuchaba hablar sobre este asunto, creía que la idea era poco práctica y ni pensaba mucho… hasta que mire el documental presentado en su web y me quede en estado de shock! Quería comenzar a usar en ese minuto, pero lo que yo no sabía era que por tras de eso había todo un rescate de valores femeninos e que fueron manifestándose en el transcurso del ciclo! Estoy armónicamente feliz y estoy divulgándolo! Felicidades!(18/10/09)

Isabela da Silva Perotti

Usar los “pañitos de las abuelas” me ayudó a rescatar un mayor contacto con el propósito sagrado femenino, dejando mi flujo actuar a favor del flujo universal y así trayéndome una conexión y aproximación mayor conmigo y con mi yo interno. Pequeños pasos que nos transportan a una nueva conciencia. Hoy se cumplen 3 años que vengo utilizando bioabsorbentes, me siento libre e en unión con la Tierra. Los ciclos están renovándose y yo renaciendo y renovando y conociendo un poquito más del universo Mujer. (18/10/09)

Ana Paula Silva

Utilizo toallas de tela hace 3 años y en cada ciclo me vuelvo mas íntima conmigo misma. Este tema nunca fue un tabú para mi, crecí sin resistencia y con cariño decidí interactuar con mi propia sangre, respetar su belleza y a nutrir la Tierra como ella me nutre. Siento en cada ciclo mi sangre mas rica y sé que este reconocimiento es una destrucción y una reconstrucción del valor, que yo misma le agrego siendo mi sangre una gota de lo que yo soy, de todo lo que contengo y de la vida humana que ella podría generar si fuera fecunda. Cada ciclo me aproximo de mi misma, transformando más y más mi visión sobre que es la menstruación. Adoro lavarlas y ponerlas al sol, utilizando productos puros y biodegradables, y me siento más saludable con las telas de algodón. Sé que cuidando de mi misma, cuido de La madre Tierra! (18/10/09)

Paulina Lasso

Cuando me contaron de las toallitas pensé que era genial por que no iba a hacer mas basura, pero me daba miedo mancharme y pereza lavar. Uso Lunas desde hace 4 años, ha sido una transformación en todo sentido, mi flujo disminuyo, mi menstruación ha tomado mas presencia y valor en mi vida, la lavada que tanto susto me daba es lo mas chevere… darme un pequeño tiempo para mi y ver como mi sangre fertiliza la tierra, algo tan simple que nos da tanto y que a la tierra le lleva 100 años… o mas. Así que con un montón de alegría, poco a poco, junto con un grupo de amigas nos embarcamos en el proyecto de lunas Bioabsorventes… y estamos dando pequeños pasos a esta puerta enorme que se nos abre, de auto conocimiento y de reconexión con nuestra feminidad. (28/11/09)

Camila Dávila

Comencé a utilizar bioabsorbentes hace 5 años. Cuando escuche la idea me sorprendió mucho y me llene de curiosidad, y cuando las conocí no podía creer como no se me había ocurrido antes! Eran rosadas y azules con florcitas… Me pareció un primer contacto tan íntimo regalarme ese proceso que cambiaría tanto mi vida. Lavar, tocar, ver y oler mi sangre fue algo muy nuevo para mi ya que siempre había hablado como una “enfermedad” y no paraba ni siquiera a pensar, sufría de cólicos muy fuertes y me tomaba 2 femem de una, para no sentir.. Para mi el lavar fue un momento que me daba para entender que algo importante estaba pasando conmigo. Sembré mi luna (flujo menstrual) por primera vez directo a la tierra hace poco.. Después de 3 años de usarlas, debajo de un árbol de Cajú, sentí un ritual tan profundo de entrega y agradecimiento a la madre tierra, conectándome con ella, con el árbol, con lo más profundo y valioso de mi ser.. Poco a poco este proceso se va poniendo más y más intenso, profundo e interesante, siento que es una gran oportunidad de auto aceptación y cada luna es un proceso mágico, me ayuda, siento que es bendición y trabajo con esto con y por amor. Me parece lindísimo que otras mujeres lo conozcan, y se puedan beneficiar de esta práctica, que ayude a despertar la conciencia de mujer, tan reprimida y así poder estar en equilibrio con la belleza masculina. (07/12/2009)

Violeta La Paz

Queridas chicas, bueno, tengo mucho que contarles y quisiera además contactarlas. Soy boliviana y estuve viviendo en Quito desde el 2008 hasta el año pasado y conocí las lunas, me encantó!!! ando ahora además en un reencuentro con mi sangre, escribiendo (soy antropológa), pintando e investigando sobre el ciclo menstrual, la luna, la feminidad, el tabú. Además soy parte de un colectivo de activistas que estamos construyendo una casa para distintas cosas (cátedras libres a modo de universidad pirata, arte y reciclaje, alimentación, edición de vidéos, biblioteca, tenemos dos huertos y hemos reciclado una casa que estaba en ruinas, “intelectuales” metidos de obreros y agricultores. Tenemos nuestra editorial hecha a mano y semi-pirata y una revista. Entre las cosas que creemos/hacemos/vendemos estuve introduciendo la realización de toallas ecológicas, como una acción que me parece urgente tanto para mujeres como hombres, introduzco además el debate dentro del grupo en el que hay más chicos que chicas, pero chicas muy brillantes y fuertes. Así que quisiera hablar más con ustedes y ver si nos pueden dar una mano compartiendo experiencias. He esperado mucho para arrancar con las toallas y ayer que me llegó un libro alucinante (además mi compañero anda embalado y está escribiendo sobre la sangre), pensé que ahora es el momento para arrancar. Mil gracias por expandir la experiencia e inspirar!!!!! abrazos desde La Paz. (01/09/2011)

Comparte tu experiencia

Usar Lunas te trajo muchos beneficios. Mejoraste tu salud, disminuiste tu huella ecológica, ahorraste energía/dinero y te conectaste con tu feminidad y tus ciclos de una manera positiva. Apoya a que otras mujeres hagan el cambio.

Escríbenos con tu testimonio.